La Misión Más Elevada

Extracto de un discurso dado por el Dr. Harbhajan Singh, el 23 de junio de 1990
(publicado en “Sayings of Sant Kirpal Singh” edición 2003-1, de la grabación “B23/1990”)

Queridos hermanos y hermanas

Para entender el propósito en la vida humana, debemos entender primero la misión del Maestro.

Todos los Maestros vinieron al mundo con un propósito especial, es decir para traer el despertar a los seres humanos, ayudarles a vivir con la verdad y regresar con la verdad. Nos enseñaron qué clase de vida debemos llevar para lograr esto, ya que ellos sabían qué hay para nosotros en el más allá y qué hay aqui en el mundo, pues ellos tenían la capacidad de discriminación que nosotros no hemos obtenido nunca.

Hemos olvidado ese lugar (nuestro hogar eterno), y solo tenemos una cosa con nosotros: la experiencia del cuerpo y del mundo físico y no hemos visto ese hogar eterno. Por eso no podemos discriminar y la misión del Maestro es traer el despertar al mundo.

Su misión es establecer el contacto entre el discípulo y el Maestro. “Misión” significa el propósito para el cual el Maestro vino al mundo; o para el cual los Maestros han venido siempre al mundo. Este objetivo nunca ha cambiado. La enseñanza siempre es la misma, sólo las instrucciones del Maestro varían a veces de acuerdo a las condiciones prevalecientes en Su tiempo.

Cada Maestro viene con objetivos bien definidos. Debe realizar una tarea especial en un cierto tiempo. Aunque Él no está limitado por el tiempo, todavía tiene que respetar los límites del tiempo debido a nuestros sentimientos y emociones en el mundo.

Así como el niño es querido por la madre, la misión es querida por el Maestro. La misión es la vida de la vida del Maestro. Él ha sido comisionado (por Dios), y Su única preocupación es realizar el trabajo especial para el cual Él ha obtenido la bendición (de Dios).

En Su último Satsang en Amristar y en Nag Kalan el Maestro me preguntó: “¿Tienes algún deseo?”

Nosotros (mi esposa y yo) vivíamos todo el tiempo para la misión del Maestro. Obedecíamos al Maestro y pensábamos que aún no habíamos sido capaces de hacer justicia al Maestro ni a Su misión y ésta es la razón por la que tuvimos que regresar al mundo.

Cada uno tiene que hacer justicia al Maestro y a Su misión, no sólo en el plano físico, sino hasta que trascendamos todas las barreras y regresemos a nuestro hogar eterno. Y la obra del Maestro, la misión del Maestro, también trasciende con el discípulo.

La misión es una guía que ayuda al discípulo
de superar todas las barreras.

El Maestro preguntó, “¿Tienes algún deseo?”  Yo contesté:

“Sí, Maestro, quiero que Tu misión
florezca por todo el mundo”.

El dijo: “Éste es también mi deseo”.

Este es el deseo más alto que uno puede tener ante el Maestro. Entonces la misión continuará para siempre.

El Maestro dijo:

“Uno puede cometer errores —
pueden ser perdonados por el Poder del Maestro —
pero aquellos que ponen en discrédito la misión
del Maestro, no serán perdonados”

Sant Kirpal Singh una vez le pidió a Baba Sawan Singh: “Maestro, los problemas me podrían llegar a mi, pero no deberían llegar a mis hermanos y hermanas.” El pronunció estas palabras porque conocía la misión y conocía la condición de Sus hermanos y hermanas. Baba Sawan Singh dijo:

“Kirpal Singh, yo salvaré a todos los que trabajen
en la misión aunque salten en el fuego.
Pero otros tendrán que soportar y terminar
las reacciones de sus deseos”.

Hasta la meditación es un deseo, el deseo de alcanzar la auto – realización, a menos de que (este deseo) sea puesto de nuevo en la misión del Maestro. La vida se vuelve real si hacemos como hizo nuestro Maestro. Sólo así estaremos en capacidad de estar fuertes e independientes en todas partes y no dependeremos de la ayuda exterior.

La dependencia es una esclavitud pero no debemos ser independientes del Maestro. Sin la dependencia del Maestro, nadie puede encontrar el camino interior. Hay tantos caminos misteriosos, milagrosos y extraños en el interior, que el alma puede fácilmente olvidar y perder el camino.

La gente olvida y se pierde mirando con los ojos físicos; pero cuando el ojo astral se abre no se puede trascender más lejos sin la ayuda del Maestro.

Porque no es suficiente que el ojo astral se abra, es de suma importancia tener también una guía en el plano astral. Sin guía, nuestro poder astral no funciona y sin guía uno tampoco puede progresar en los planos superiores.

Muchas personas que han tratado de caminar independientemente, no han podido trascender más lejos. Dondequiera que llegaran, permanecían (y estaban atados allí). Se convirtieron en un esqueleto de huesos pero no pudieron moverse de ese lugar, quedaron atrapados; tales misterios existen en el camino.

Hafiz dijo:

“Hay muchos remolinos en el camino
y el océano de la vida es muy terrible;
es muy profundo de hecho,
allí no se puede morir ni se puede vivir.
No se ve la orilla,
ni se puede ir hacia atrás.
Asi es el camino”.

Pero Bhai Nandlal, el discípulo devoto de Guru Gobind Singh, dijo:

“Yo no vi tales problemas en el camino”.

Él estaba totalmente entregado al Maestro. Sin devoción, uno no puede entregarse.

Cuando el niño se entrega a la madre, ella lo abraza y lo ama al máximo. Puede que no todos los niños se rindan a la madre, pero si alguno se rinde, definitivamente ella lo querrá más que a los demás. Guardará en el corazón el amor de este niño durante toda su vida.

La misión del Maestro es creada por el Sat Purusha, el Poder Supremo, en el mas allá y los Maestros que vienen de ese lugar, tienen una misión diferente (en comparación con los Maestros de otros planos). Hay misiones de muchos tipos, pero la misión de Dios trasciende todas las barreras y es estructurada allí (en la región del Sat Purusha) — nadie la puede deshacer.

Esta misión más elevada viene desde arriba y lleva a ese lugar a todos los que trabajan en la misión trascendiéndolos hacia arriba. Tanto más elevada es la misión, tanto más el alma es desarrollada. Así pues, la misión de nuestro Maestro no tiene límite, no tiene fin.

La mayor parte del desarrollo, se lleva a cabo en las etapas inferiores, pero Su misión trasciende hasta Sach Khand o Sat Lok — el lugar donde los Maestros competentes viven y deciden ciertas cosas.

Pero el Sat Purusha trasciende por encima de eso. Con Su guía tal Poder, el Poder Supremo viene al mundo y es capaz de generar un gran cambio en el mundo. Tales Poderes elevados no son enviados al mundo en cualquier momento; vienen sólo para realizar ciertos cambios. Sólo por ciertas razones a ellos se les bendice con esta tarea desde arriba.

El Maestro dijo:

“Cien mil anos atrás”
esta gracia estaba en el mundo
y ahora también es así.
Haced el mejor uso de esta gracia”.

Sacrificar nuestros deseos, sacrificar todos nuestros deseos por el deseo del Sat Purusha, ésa es Su misión (la misión más alta).

Siempre se hace mucho hincapié en el mismo tema para que entendamos a Él. Él nos entiende a nosotros, esto no es un problema. Conoce nuestra condición, cómo somos, entiende a todos Sus discípulos.

Se hace tanto énfasis en el tema para que entendamos Su Misión de una vez por todas para no ser engañados ni desviados.

El Maestro dice:

Cuando este tiempo (de Gracia) haya pasado
habréis perdido vuestra vida para siempre.
Entonces no habrá nadie que os escuche.
Muchos pueden escucharos, muchos pueden oíros,
pero no obtendréis nada de ellos,
no os ayudarán”.

Cuando Su trabajo, el trabajo del Poder Supremo, termine, Él puede ordenar a un Maestro del quinto plano a hacerlo.

¿Qué puede hacer por vosotros? El no puede hacer tanto como Él, (el Poder Supremo) planeó para nosotros. ¡Hay una gran diferencia!

Por lo tanto, ahora es el tiempo de oro.

El Maestro dijo:

“Este tiempo (de Su misión) ha sido ampliado
(ahora se extiende por toda la edad de oro)”.

No hay nada escrito sin Su misión. La Misión os da vida, la Misión os da luz. La Misión os da amor. Cualquier cosa que pidáis de este mundo, sólo esta Misión os la puede dar.

Con la bendición y la gracia del Maestro – que ahora han descendido – podéis hacer mucho con vuestra devoción, con la entrega y el servicio desinteresado. Podéis ayudar a liberar muchos de los que están atados acá o en el más allá.

En los planos superiores sólo se calcula la devoción de los discípulos del Maestro, no cuántos discípulos tiene el Maestro – eso no cuenta.

Si hay alguien que sabe cómo sacrificarse a sí mismo, cómo soportar la prueba del poder negativo, cómo moverse en la esfera del poder negativo y salirse con el dulce amor del Maestro, puede liberar a muchos de allí.

El Maestro dijo muchas veces que el hábito de las ovejas es regresar al establo ardiente y quemarse. Esto es lo que sucede continuamente incluso con discípulos de Maestros competentes.

No todos tienen el mismo grado de despertar. Varían en grado de conciencia y despertar, de acuerdo a sus antecedentes. Pero darles el correcto entendimiento que vosotros habéis adquirido, ésa es Su misión. Hacer a alguien apto para hacer ese trabajo, ésa es Su misión. Es la misma misión que todos los Maestros llevaron a cabo a lo largo de Su vida. Nunca ha terminado.

Como os he dicho, los Maestros vinieron con diferentes instruccioness de acuerdo con la situación y las condiciones prevalecientes en Su tiempo. A veces Su obra termina en un lugar y empieza en otro. Entonces el Maestro tiene que trabajar en otro lugar, y no en el lugar original.

A veces decimos, “Este Maestro lo hizo así, ¿porqué este otro Maestro lo hace de otra forma?” Algunos dicen: Gurú Gobind Singh sólo luchaba”. Pero a Él se le había dado ese trabajo. Él fue enviado directamente desde arriba. Sólo hablaba del Poder de Dios y todo el tiempo permanecía como un sirviente de este Poder. Nunca decía de si mismo que había sido ni que sería un Maestro.

Guru Gobind Singh dijo:

¡Él que me llame Maestro irá al infierno!”.

Pero aquellos que Lo veían en el interior dirigían oraciones a Su Maestro diciendo: “Es más bello que los ángeles. Yo sacrificaría los dos mundos por uno de Sus cabellos.”

Guru Gobind Singh vino del séptimo plano. Las enseñanzas nos dicen que vino de ese lugar. Él no quería venir al mundo, pues ya era uno con el Poder Supremo. No podemos encontrar ningún señal en Su vida de que hubiera trabajado como Maestro. Siempre se vio como un sirviente del Poder de Dios. Pero pasó a ese plano (séptimo). ¿Cuál de Sus buenas obras Lo llevó a ese estado? Fue Su auto-entrega y devoción al Sat Purusha.

El Sat Purusha nunca quería enviarLe al mundo. Pero cuando vio que era necesario, envió a Su hijo. Y dijo: “ahora te envio al mundo como mi hijo. ¡Haz este trabajo!”

Kabir dijo

“Todos quieren actúar ellos mismos en el mundo,
pero yo bendigo a aquél que no se convierte en tal persona.
Yo le doy toda mi gracia y protección a aquél
que trabaja sólo para Él (el Padre),
quien recuerda a los seres humanos a su Padre
y no a sí mismo (que no se deja venerar a sí mismo)”.

En realidad, ésa es la misión más elevada del mundo.

Por esta razón, ya os he dicho que tenemos un contacto directo e independiente con el Maestro. Esto significa que vosotros no tenéis que depender de ninguna otra persona. Tener el contacto independiente significa que vosotros debéis hacer el mejor uso de vuestra devoción. Si hacéis el mejor uso de vuestra devoción, entonces vuestra conexión con el Maestro será muy fuerte.

Puesto que el discípulo ama a su Maestro, también ama a todos por el amor al Maestro y busca el amor de todos, porque sabe que su Maestro vive en todos, reside en todos. Así pues, ayuda a todos y trata de superar las debilidades de todos los que se encuentran con él. Él es el mejor amigo que os despierta del sueño. Su atención está con el Maestro y por eso ayuda a todos.

La misión del Maesro en el mundo es muy hermosa. Si aprendéis a vivir en Su misión, es magnífico. Es una belleza en la vida, porque tenéis que ser muy perfectos todo el tiempo, y muy sinceros con vosotros mismos y con los demás. No hay mayor belleza que ésa. Es un continuo flujo de gracia que nos llega del Maestro.

Los que no están atados a esto, tienen una vida perturbada. A veces seleccionan éste, a veces otro camino. No son personas del mundo ni pertenecen a la causa más elevada. A lo largo de su vida, ellos no se deciden por el camino correcto.

¿Pero cuándo llega ese momento?¿Cuándo es el momento adecuado? El momento correcto ha llegado ya. No deberíamos nunca preguntarnos: “¿Cuándo es el momento?” o “¿Dónde está el Maestro?” o “¿Cuáles son nuestros deberes?”. ¡Todo ya está aquí! ¿A dónde debemos ir para encontrar lo que está tan cerca de nosotros? Lo encontramos en todas partes. Está con nosotros. Nuestros pies ya están en el océano (de gracia), sólo tenemos que empezar a nadar.

Ir arriba